Control Prenatal

Se entiende por Control Prenatal a la serie de entrevistas o visitas programadas de la embarazada con integrantes del equipo de salud, con el objetivo de vigilar la evolución del embarazo y obtener una adecuada preparación para el parto y la crianza de su hijo.

 

Un control prenatal eficiente debe cumplir con cuatro requisitos básicos, debe ser:

PRECOZ: Tratando de que sea efectuado en el primer trimestre de la gestación. Esto permite la ejecución oportuna de las acciones de salud así como la detección temprana de los embarazos de riesgo.

PERIODICO: La frecuencia de los controles varía según el riesgo, requiriendo, las embarazadas de bajo riesgo, un control mensual con un total mínimo de cinco controles.

COMPLETO: Los contenidos de las consultas deberán garantizar el cumplimiento efectivo de las acciones de promoción, protección, recuperación y rehabilitación de la salud.

AMPLIA COBERTURA: Solo en la medida en que el porcentaje de población controlada sea alto, se podrán disminuir las tasas de mortalidad materna y perinatal.

¿Cómo debe ser la consulta de control Prenatal?

EXAMEN CLINICO GENERAL:

A toda gestante que concurre a la primera visita se le realizara un examen clínico general que consiste en:

Interrogatorio

  • Inspección de piel, mucosas, hidratación, cianosis, etc.
  • Inspección de miembros inferiores (varices-edemas)
  • Palpación abdominal. Puño de percusión lumbar.
  • Auscultación cardiaca.
  • Tensión arterial, pulso y temperatura.
  • Medidas de talla y peso.


¿Cuáles son las actividades y exámenes que se realizan en el control prenatal?
Confirmación del embarazo: se debe pensar en embarazo en toda mujer con ciclos regulares que presenta un atraso en aparición de su menstruación.
El examen gineco-obstretrico al comprobar modificaciones de tamaño y forma del útero comprueba los signos de probabilidad. Los signos de certeza se logran por la auscultación de los latidos fetales o por la visualización ecográfico del saco gestacional y del embrión a partir de la semana 5º o 6º. También se confirma el embarazo por medio del dosaje de hormona corionica gonadotrofica (HCG), por métodos inmunológicos. Se comienza a detectarla a los 40 días de amenorrea, alcanzando su máximo a los 60 o 70 días. La subunidad Beta de la HCG es detectable aun antes de la nidación. Constituye el método más precoz para el diagnostico del embarazo.

Confirmación de la existencia de vida fetal: se efectúa por la observación de la actividad cardiaca y los movimientos fetales mediante examen ecográfico desde la 8º semana. A partir de la semana 20º los movimientos pueden ser percibidos por la madre, aunque ocasionalmente se los puede percibir 2 semanas antes, la frecuencia cardiaca, en condiciones normales, está entre 120 y 160 latidos por minuto.

Evaluación nutricional de la embarazada: la valoración del estado de nutrición de la embarazada es de capital importancia, no solo para el buen desenlace de la gestación, sino también para la salud de la mujer y sus futuros embarazos. La información referente al estado de nutrición, pasado nutricional y consumo alimentario actual permite seleccionar a las mujeres de riesgo para proponer medidas preventivas y/o la referencia al nivel de complejidad adecuado.

Exámenes de sangre: Hemograma, hemoglobina (verificar si hay anemia), grupo sanguíneo y factor Rh (descarte de incompatibilidad materno-fetal), glicemia, reacciones serológicas para sífilis, test de ELISA para HIV, dosaje de anticuerpos para rubeola, toxoplasmosis, y otras infecciones de interés, valoración del antígeno de superficie de hepatitis B.

Examen completo de orina: en busca de infección urinaria, en busca de albuminuria (para descartar eclampsia.

Toma de muestra de secreción vaginal, si fuera necesario, por lo general se ordenan cultivos para Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis

Test de citología (Papanicolaou), para descartar Cáncer de Cuello Uterino, si fuera necesario.

Una ecografía obstétrica, si Ud. ya ha pasado las 5 semanas de gestación (este procedimiento también sirve para descartar embarazo).

DE 12 A 18 SEMANAS

Debe ofrecerse asesoramiento genético a mujeres de 35 años o mayores justo después del parto y aquellas con antecedente familiar de anormalidades congénitas o un hijo previo con una anomalía cromosómica, una enfermedad metabólica o un defecto del tubo neural. La amniocentesis se efectúa según este indicado y lo solicite la paciente.

De 12 a 24 SEMANAS.

Se realiza una exploración con ultrasonido para determinar la fecha del embarazo y valorar la anatomía fetal, ya que el mejor resultado se obtiene entre las semanas 18 y 20 de gestación.

DE 16 A 20 SEMANAS

Se solicita pruebas de alfafetoproteina sérica materna a todas las mujeres en busca de defectos del tubo neural. La alfafetoproteina sérica se combina con una determinación de estriol y hormona gonadotrofina corionica humana fracción beta (detección triple) o inhibina A (detección cuádruple) para buscar síndrome de Down fetal.

DE 20 A 24 SEMANAS

Se instruye a la paciente en cuanto a signos y síntomas de trabajo de parto pretermino y la rotura de membranas. Se considera la medición de la longitud del cuello uterino por ultrasonido después de las 18 semanas cuando haya antecedente de parto pre término (mayor 2.5 cm es normal).

DE LAS 24 SEMANAS AL PARTO.

Por lo general se realiza ultrasonido para valorar el tamaño y el crecimiento fetal. En embarazos múltiples debe realizarse ultrasonido cada cuatro semanas para valorar el crecimiento discordante.

DE 26 A 28 SEMANAS.

Se indica el muestreo de diabetes gestacional con una carga de glucosa de 50 g y la determinación de la glucemia 1 h después. Las cifras anormales deben vigilarse con una curva de tolerancia a la glucosa de 3h.

28 SEMANAS.

SI el muestreo inicial de anticuerpos es negativo, se repite la prueba para pacientes negativas a Rh, pero no se requiere antes de la administración de inmunoglobulina RH (D).

28 A 32 SEMANAS.

Se repite la biometría hemática completa para la valoración de anemia gestacional.

DE LAS 36 SEMANAS AL PARTO

En pacientes con riesgo se repiten las pruebas de sífilis y VIH además del cultivo cervicouterino para N.gonorrhoeae y Chlamidia trachomatis. El centro de control de enfermedades ha recomendado la detección prenatal universal de la colonización por estreptococo del grupo beta con base en cultivo durante el embarazo en la semana 35 a 37 de gestación.

 

Newsletter

Bookmaker with best odds http://wbetting.co.uk review site.